Noticias

Hablamos de Finanzas Personales

23 Febrero 2017

Siendo un tema del que poco se habla, es de una tremenda importancia si consideramos la carga financiera y deudas que acarrean sobre sus hombros gran cantidad de compatriotas.

Definitivamente las finanzas en el hogar son un factor que puede incidir forzosamente en la calidad de vida de una persona, no solo en la medida que, como acabo de mencionar, pudiese encontrarse sobre endeudado y afligido, con síntomas de estrés que podrían ser dañinos para su salud, incluso perjudicar el desempeño en su trabajo. Sino que, como contrapunto, poseer conocimientos y herramientas básicas que permitan tomar buenas decisiones de presupuesto o endeudamiento, puede incluso generar beneficios económicos no despreciables.

La premisa básica, que aunque parece obvia no es para nada fácil de cumplir: No gaste más de lo que gana. Las casas comerciales y el retail estarán felices si usted compra bienes suntuarios a plazo o si saca del cajero créditos en efectivo. 

Las tasas de interés y los cargos (que sin la “g” queda más simple) son su rentabilidad. A costa de su bolsillo, ya deprimido. Si usted logra cumplir esta primera premisa no llegará a este punto y se evitará interminables meses pagando intereses por cosas que puede que usted no necesite realmente. Muchos llegan al momento de tener que repactar y ahí sí que se avecina un infierno.

Si en lugar de gastar endeudándose, ahorra (grábese esta palabra por favor), será capaz de posponer este consumo para cuando si tenga los pesos, y se evitará una cantidad no despreciable en intereses.

Sea ordenado con su dinero. No gaste de más, menos aun si no tiene. Aprenda a ser fuerte y no quebrante nunca esta ley fundamental.

Segundo, haga un presupuesto. También parece básico pero muchas personas no manejan un presupuesto básico para monitorear sus ingresos y controlar sus gastos mensuales. Existe un sin número de aplicaciones y app para facilitarle la tarea. Si usted maneja las planillas Excel también le servirá mucho.

Recuerde que siempre existen gastos extra e imprevistos que usted debe considerar. Trate de hacerse un “colchoncito” para esto (adivine cómo… ¡ahorrando!). Por ejemplo, ahora que los niños entran al colegio y se nos viene “marzo”, tener este “colchoncito” o haber presupuestado este gasto le ayudará a no tener que recurrir al endeudamiento. Y si lo hace, prográmelos e ingréselos al presupuesto.

Recuerde que como algunos meses gastará más por diversas razones (ej. marzo), otros meses puede apretarse el cinturón para compensar esos sobre consumos, de tal manera de intentar en promedio igualar sus gastos y sus ingresos. Siguiendo con esta lógica, luego del presupuesto fabrique un “plan” para pagar todas sus deudas. Ingrese a este plan todas sus deudas, ya sean de corto plazo (ej. créditos de consumo) o de largo como por ejemplo un crédito hipotecario. Recuerde incluirlas todas, absolutamente todas, incluso las pequeñas como las de tarjetas de crédito. Estas de hecho, generan una cantidad de intereses espeluznantes.

Establezca metas financieras para poder pagarlas todas a un plazo que usted considere razonable. Obviamente esta meta debe considerar el volumen de sus deudas. Las deudas hipotecarias, por ejemplo, pueden ser a muchos años, por lo que deben estar ingresados en el presupuesto equivalentes a un gasto mensual. En este caso también considere que si hace pagos anticipados o renegocia sus deudas de largo plazo, puede obtener una sustancial mejora de los intereses pagados y reducir el plazo de su deuda.

Intente que su colchón financiero pueda servirle ante un imprevisto mayor como una enfermedad, un choque o por ejemplo si queda sin trabajo. Ideal ante esto último es que pueda usarlo durante al menos 3 meses que es lo que podría demorarse en encontrar uno nuevo.

Por último, hoy en día es muy fácil automatizar los pagos de cuentas, créditos y dividendos por medio de su cuenta corriente o tarjeta de crédito. Esto le ayudará mucho a ordenarse, despreocupándose de pagar y evitar costos de morosidad. O sea podrá estar más tranquilo y reducir su ansiedad y estrés. Estos consejos le ayudarán no solo a bajar su estrés y mejorar su calidad de vida, sino además, por si fuera poco, podrá mantener uno de los principales activos del mundo de las finanzas personales, su credibilidad crediticia.

Somos Makalu Consultores, diseñamos experiencias que redunden en el bienestar de su organización y sus colaboradores.

Si deseas conocer más información puedes contactarnos en Makalu Consultores, Valores Que Inspiran. Nos encontramos en calle Román Díaz 491 oficina 101, Providencia en Santiago de Chile. Nuestro teléfono es (+56 2) 2481-2020. Nuestro mail es; info@makaluconsultores.cl