El daño a la salud que realizan los factores de riesgo psicosociales es evidenciado a través del estrés y otros trastornos de salud mental. Es importante destacar que el estrés en si mismo no es una enfermedad. Los síntomas del estrés corresponden a los mecanismos fisiológicos normales de adaptación de los seres vivos y su entorno. "/> El daño a la salud que realizan los factores de riesgo psicosociales es evidenciado a través del estrés y otros trastornos de salud mental. Es importante destacar que el estrés en si mismo no es una enfermedad. Los síntomas del estrés corresponden a los mecanismos fisiológicos normales de adaptación de los seres vivos y su entorno. "/>

Noticias

Impacto de los Riesgos Psicosociales en la Salud Mental (continuación)

22 Febrero 2018

Principales trastornos de Salud Mental.
El daño a la salud que realizan los factores de riesgo psicosociales es evidenciado a través del estrés y otros trastornos de salud mental. Es importante destacar que el estrés en si mismo no es una enfermedad. Los síntomas del estrés corresponden a los mecanismos fisiológicos normales de adaptación de los seres vivos y su entorno. En el caso de los seres humanos se agregan las reacciones psicológicas, que derivan de las percepcions e interpretaciones de las personas, basadas en su historia y en los recursos psicológicos de contención (resiliencia).
 
Cuando los mecanismos de adaptación fisiológica y psicológica en el entorno laboral fallan o se ven sobrepasados, hablamos de estrés negativo (distres) o estrés laboral. Siendo así entenderemos el Estrés Laboral al conjunto de reaciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento a ciertos aspectos adversos o nocivos del contenido, la organización y entorno de trabajo.
Las mencionadas reaciones se pueden separar en mecanismos:

Cognitivos: restricción de la percepción / Dificultad de memoria, concentración, creatividad y/o de la toma de decisiones
Emocionales: Sentimientos de ansiedad / Depresión / Alienación / Apatía
Fisiológicos: Reacciones neuroendocrinas / Problemas de estómago-dolor de pecho / Tensión en los músculos / Dolor de cabeza / Sudar más – mareos – falta de aire, etc
Conductuales: No tener ganas de hablar o tener compañía / Sentirse agobiado-infeliz / Trastornos del sueño / Irritabilidad – Explosiones de violencia / Asunción de riesgos innecesarios / Comer compulsivamente / Abuso de alcohol-tabaco-café, etc

Todos estos mecanismos pueden conducir a un trastorno de salud mental. Dada la multiplicidad de formas que pueden adoptar los trastornos de salud mental, la SUCESO los acotó a un conjunto de siete diagnósticos, definidos y tipificados por la Clasificación Internacional de Enfermedades, versión 10 (CIE-10) y por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) de la American Psychiatric Association.

• Trastorno de Adaptación: Es una aparición de síntomas emocionales o conductuales, como resultado de la exposición a un evento o situación estresante identificable, el cual compromete y limita seriamente el funcionamiento social y ocupacional de la persona.

• Reacciones al estrés: Es la respuesta a un evento traumático que amenaza la integridad de la personas y se acompaña de síntomas como temor, desapego, aturdimiento, insensibilidad emocional, evitación, flashback y que comprometen seriamente la vida de la persona, en todos sus ámbitos (familiar, social, laboral). Dura entre 2 y 4 semanas.

• Trastorno de estrés post traumático: Es la aparición de síntomas físicos y emocionales secundarios a un evento traumático que ha amenazado la integridad física de la persona, y que limita seriamente todos los ámbitos (familiar, social, laboral) de la persona, y que se prolongan por más de cuatro semanas posterior al evento.

• Trastorno de ansiedad: Es la aparición de preocupación excesiva en relación a una amplia gama de acontecimientos, con síntomas de inquietud, fatiga, alteraciones del sueño, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular que comprometen significativamente todos los ámbitos (familiar, social, laboral) de la persona.

• Episodio depresivo: Es un conjunto de síntomas que limitan fuertemente el desempeño de la persona, caracterizados por la pérdida de interés, la incapacidad de disfrutar de actividades en todos los ámbitos (personal, social, laboral), fatigabilidad, falta de apetito, alteraciones de la concentración, el sueño y disminución de la actividad física.

• Trastorno mixto de ansiedad y depresión: Es una mezcla de los síntomas descritos para los dos diagnósticos anteriores (trastornos de ansiedad y depresión).

• Trastorno de somatización: Es la presencia de síntomas dolorosos, gastrointestinales o pseudo neurológicos en los que la evaluación clínica y de laboratorio descartan la presencia de alteraciones, o que existiendo alguna alteración, la magnitud de los síntomas es excesiva para una enfermedad de esas características. La sintomatología limita el desempeño de la persona.

¿Cómo se produce un trastorno de salud mental?

A diferencia de otras enfermedades profesionales, una persona no adquiere un trastorno de salud mental porque se encuentra expuesto específicamente de un solo factor de riesgo, sino que por el contrario un trabajador recibe el efecto de distintos factores psicosociales, que tienen una incidencia bien sea negativa, neutra o positiva. Cuando la mayor cantidad de factores tiene un efecto negativo o existe una mayor presencia de factores de riesgos se presenta el trastorno.

No existe una relación directa de un factor psicosocial con una patología específica, ya que recordemos que tanto las condiciones de trabajo como las condiciones de diseño y organización del mismo, son interpretadas de forma individual, durante los procesos cognitivos de cada persona. El impacto de cada factor depende de cada persona y el significado que le asigna a la situación que le toca vivir.

Intervenciones para la Promoción de la Salud y Prevención del Estrés. Algunos tips;

Centros de investigación de todo el mundo han realizado estudios sobre la forma de prevención de estos síntomas, considerando la magnitud del impacto de los riesgos psicosociales en las personas y en las empresas.

El objetivo éstos es colaborar con los trabajadores y con los empleadores en la promoción de la salud mental en los lugares de trabajo, identificando y dando a conocer los factores de riesgo psicosocial y las medidas de prevención que se pueden implementar a nivel colectivo e individual, para controlarlos. A continuación se describe la aplicación de estos conceptos a los factores de riesgo psicosocial identificados en el Protocolo de Vigilancia de Factores Psicosociales en el Trabajo.

Dimensión: Organización y condiciones del empleo (Compensaciones): La mejor herramienta de protección frente a este riesgo es la comunicación abierta y franca entre los niveles ejecutivos y los equipos de trabajo. La comunicación permite que todos estén informados acerca de la situación financiera de la empresa y de cómo esta influye en la seguridad y estabilidad laboral de las personas, así como acerca de la forma en que ellos podrían contribuir a través de su trabajo.

Dimensión: Trabajo activo y desarrollo de habilidades: En este caso el factor protector está en las alternativas que la empresa ofrece a las personas para avanzar en su desarrollo de carrera, así como los grados de libertad que cada persona tiene para organizar su ritmo de trabajo.

Dimensión: Demandas Psicológicas (Exigencias Psicológicas): En esta situación los factores protectores provienen del entrenamiento previo para fortalecer la capacidad de resiliencia y de resignificación de las situaciones de tensión emocional que genera por ejemplo la atención de clientes. La capacitación a través de talleres experienciales y de trabajo de grupo son algunas de las herramientas usadas para estos efectos.

Dimensión: Violencia y acoso (esta está fuera del ISTAS 21): Frente a estas situaciones el factor protector principal es una cultura organizacional que no acepta ni tolera estas situaciones. En los casos de violencia, al igual que el caso anterior, el entrenamiento a través de talleres experienciales controlados (role playing) permite ir desarrollando la resiliencia de las personas para enfrentar estas situaciones. La creación de grupos de ayuda es también una herramienta protectora, que actúa a través de facilitar la identificación de casos y su sanción.

Dimensión: Relaciones al interior del trabajo (Apoyo Social en la Empresa y Calidad del Liderazgo):
El desarrollo de un nivel saludable de relaciones interpersonales es un mecanismo que los niveles directivos de las empresas pueden gestionar, a través por ejemplo de sus departamentos de personas. Realizar actividades grupales de relacionamiento, integración y trabajo en equipo son herramientas en este sentido. También capacitar a supervisores y jefes en habilidades de comunicación y liderzago, o toda acción que fomente la cultura del liderazgo en la organización.

Dimensión: Doble presencia: La cultura organizacional es el mayor factor protector en este tipo de riesgo. El reconocimiento de las demandas familiares y sociales, y la posibilidad de flexibilizar tanto los horarios laborales como los permisos son herramientas que permiten a las personas, indistintamente de su género, enfrentar de mejor forma la doble presencia.

Si desea contar con más información puede contactarnos en Makalu Consultores, Valores Que Inspiran. Nos encontramos en calle Román Díaz 491 oficina 101, Providencia en Santiago de Chile. Nuestro teléfono es (+56 2) 2481-2020. Nuestro mail es; info@makaluconsultores.cl

Fuente: Eclass Mutual Capacitación